Asedio a castillos

Asedio, por MatijaEl castillo es una vivienda fortificada perteneciente al señor feudal o al rey muy común durante la Edad Media en Europa. A lo largo de ese periodo las guerras fueron constantes, por lo que era una necesidad la existencia de castillos capaces de resistir los frecuentes ataques y los asedios de fuerzas militares. La ubicación de un castillo era una decisión de gran importancia estratégica. Los castillos se solían construir en las cumbres de las montañas de fácil acceso a los valles, en una colina que dominara el entorno, etc.

Asedio a castillos con LEGO

El siguiente castillo, realizado por cjedwards47, ha sido ubicado en el borde de un acantilado al lado de un lago, lo que lo dota de una imposibilidad de acceso prácticamente limitada a la puerta principal, entrada muy controlada desde la muralla frontal. Este castillo ha sido realizado a una escala inferior a la habitual de minifig, pero presenta una infinidad de técnicas de construcción que conviene remarcar, como el conseguido efecto del agua del lago o los bordes de las murallas realizados con esquíes.

Castillo en el lago, por cjedwards47

Resultaba imprescindible poseer una amplia visión de la zona, pues en el fondo eran lugares de observación del entorno natural sobre el que dominaban. A veces se construían utilizando la presencia de un río o la inexpugnabilidad natural de una roca en una colina; otras, aprovechando la caída de un precipicio. La entrada al siguiente castillo se realiza exclusivamente a través de un portón levadizo que se cierra en caso de asedio. Es muy poco habitual el ver castillos construídos en color rojo: este castillo de Meyheim es obra de Aliencat.

Castillo de Meyheim, por Aliencat

Del mismo autor es la Abadía de Saint Rumare, que dispone de unas fuertes murallas flanqueadas por un lago. Como veis, el acceso enemigo también resulta complicado.

Abadía de Saint Rumare, por Aliencat

Los castillos cumplían con varias funciones:

  • Vivienda de las autoridades.
  • Seguridad de la zona y de las tierras colindantes.
  • Refugio a los campesinos.
  • Prisión.
  • Custodia de riquezas.
  • Arsenales de armamentos.
  • Albergar tropas militares.
  • Centros de la administración local de una comarca.

Castillo de Radoch, por Radegast

Los castillos buscaban dos objetivos claramente: ser peligrosos y permitir al máximo la visibilidad de los atacantes. El buen castillo debía poder ser defendido por una pequeña fuerza de militares y ser capaz de resistir un largo periodo de tiempo de asedio. Normalmente el asedio finalizaba cuando se ocupaba el castillo, cuando las fuerzas atacantes ya no disponían de víveres o cuando una fuerza externa atacaba a los sitiadores. Cuando el hambre acechaba hasta la desesperación, se podía llegar a casos en los que cualquier animal o mascota podría ser empleado como comida, dándose en últimas circunstancias el extremo de llegar al canibalismo o de echar de la ciudad a algunos de los ciudadanos para reducir el número de bocas que alimentar. También se daba el caso frecuentemente de la aparición de enfermedades. La enfermedad era de hecho otra arma de asedio deliberada muy efectiva, pero tenía el inconveniente de afectar en muchas ocasiones tanto a defensores como a atacantes. Las catapultas se emplearon en muchas ocasiones para lanzar animales enfermos dentro del recinto asediado, en un ejemplo de lo que sería los inicios de las primeras guerras biológicas.

Asedio Elenaï, por DNL

La ciudad de Elenaï está siendo asediada por el enemigo que emplea un trebuquete, una de las más devastadoras máquina de guerra de la época medieval.

Trebuquete
El trebuquete era capaz de lanzar un par de proyectiles por hora al objetivo. Podía lanzar objetos más grandes y a más distancia que una catapulta.

El portón que vadea el foso ha sido recogido para evitar el acceso. Mientras el bufón distrae a los atacantes, un grupo de defensores de la ciudad trata de quemar el trebuquete y reducir a sus soldados encargados de manejarlo.

Asedio Elenaï, por DNL

En tiempos de paz el número de defensores de un castillo era reducido: Los puentes levadizos se elevaban por la noche y las puertas eran cerradas. Por el contrario, el número de defensores debía incrementarse si se producía un asalto. Los defensores eran:

  • Arqueros y ballesteros hábiles cuya función era disparar desde las murallas a los atacantes que ya fuera intentaran vaciar el agua del foso, ya llenar la zanja para colocar sus escaleras, o también cuando intentaban socabar las murallas
  • Soldados expertos en espada para luchar cuerpo a cuerpo con los espadachines atacantes.
  • Hombres para arrojar piedras y aceite hirviendo.
  • Expertos en reconstruir los daños realizados en las murallas.
  • Gente capaz de apagar los incendios ocasionados por las flechas y otros proyectiles.

El objeto de un asedio es lograr la rendición de una fortaleza que no puede ser tomada fácilmente mediante la fuerza en un enfrentamiento frontal, debido en general a la superioridad que proporciona la capacidad defensiva de ésta. En estas circunstancias el bloqueo de las líneas de abastecimiento, unido al ataque con máquinas de asedio (catapultas, ballistas, torres de asalto, tortugas, trebuquetes, etc) o la construcción de túneles para reducir las fortificaciones podían acabar llevando al éxito final.

La siguiente escena de asedio con LEGO pertenece a toda una secuencia, en la que su autor, Matija Grguric, reproduce todo el proceso de ataque desde el principio hasta la destrucción de la muralla.

Asedio al castillo, por Matija

Horas después, la violencia con la que la catapulta lanza los proyectiles sobre la muralla acabará haciendo mella en ésta.

Asedio a castillos, por Matija

Un largo asedio con ayuda de máquinas de guerra acaba por hacer mella en los muros, por fuertes que sean éstos. Podemos ver los boquetes abiertos en el muro, fruto de los golpes de los proyectiles lanzados con las catapultas. La brecha abierta en el muro permitió finalmente el acceso al interior. Es un momento difícil para los habitantes de Harfleur. Diseñado por Edward C.

Asedio de Harfleur, por Edward C.

Es probable que el origen de los asedios se produjera de forma paralela al desarrollo de las ciudades antiguas. Los asedios, que fueron predominantes como la forma de guerra por excelencia en la Europa de los siglo XV hasta finales del siglo XVIII, decayeron cuando la aparición de potentes cañones en la era Napoleónica acabó por reducir el valor añadido de las fortificaciones. La capacidad actual de dirigir una fuerte capacidad destructiva sobre puntos concretos ha anulado la importancia del asedio como forma de guerra: la últimas formas fortificadas empleadas son los búnkeres de la Segunda Guerra Mundial.

Asedio Elsweyr, por Aliencat

Aliencat consigue recrear el efecto de movimiento en esta escena de asedio a Elsweyr. En el desierto profundo un grupo de nobles cruzados asedia un castillo que parecía abandonado desde la lejanía, pero la realidad ha sido otra y está siendo defendido por algunos de los habitantes más inusuales.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailfacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubefacebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Comments are closed.