Neuschwanstein

NeuschwansteinEl Castillo de Neuschwanstein está ubicado en Baviera, un estado alemán situado cerca de la frontera con Austria. Este castillo rompe con las fechas de mayor proliferación de los castillos, que se produjo durante la Edad Media, dado que el de Neuschwanstein fue mandado construir en 1866 por el rey Luis II de Baviera. La caída del feudalismo a partir del siglo XVI disminuyó la necesidad inicial de los castillos como elementos puramente militares, que se fueron transformando en palacios fortificados en los que residía la nobleza. De hecho Luis II, conocido como ‘El Rey Loco’, quiso reproducir la arquitectura medieval y homenajear a Wagner, su ídolo del momento, haciendo uso exclusivo del castillo como palacio residencial, aunque con ciertas particularidades…

Neuschwanstein: castillo entre nieblas
Éste castillo es un gran tributo a la fantasía y la imaginación. Cuando pensamos en un castillo al leer un de cuento de hadas nos imaginamos al castillo de Neuschwanstein. Esto no es casual y tiene una explicación: una de las condiciones que impuso el rey en la construcción era que, si bien externamente debía parecerse a los castillos de los cuentos de hadas que tanto admiraba en su juventud, por dentro debía contener todos los avances tecnológicos de la época.

Neuschwanstein

El rey, maravillado por la música de Wagner, se convirtió en su mecenas y, en contra de la opinión de toda su corte, mandó fabricar un refugio para él y su ídolo. El objetivo era que tanto su exterior como las catorce salas interiores expresaran lo que éste compositor exponía en sus creaciones. De hecho algunas habitaciones se diseñaron como lugares en los que se pudiera representar una ópera. Tanto las estancias como la arquitectura o las obras de arte reflejan la mitología alemana que constituyó la base de las óperas wagnerianas.

Neuschwanstein, vista lateral

Una diferencia sustancial entre éste y los castillos medievales era directamente provocada por el cambio de épocas, que le permitirá dotar al de Neuschwanstein con los lujos de finales del XIX: calefacción, inodoros automáticos o agua corriente. La segunda de las condiciones que exigió el rey en su construcción favoreció la creación de una poderosa artesanía en Baviera, puesto que tenía que ser edificado por trabajadores bávaros y con materiales bávaros, sin apenas excepciones. Esto tuvo como consecuencia el transformar la región en uno de los mayores enclaves industriales de Alemania.

Castillo de Neuschwanstein, vista aérea

Las estimaciones iniciales fueron excesivamente optimistas en cuanto al plazo necesario para construcción: los 3 años previstos acabaron por convertirse en 17 años (1869-1886). Wagner murió en el año 1833, por lo que el compositor no llegó a pisar el interior del castillo, lo que causó un tremendo dolor a Luis II.

Castillo de Neuschwanstein, vista posterior
El rey se trasladó al castillo poco después de la muerte de Wagner, sin que la estructura del mismo estuviera finalizada por completo. Pero tampoco tuvo más oportunidad de disfrutarlo que las once noches que duró su estancia: Luis II murió a los 41 años en circunstancias sospechosas.

Castillo de Neuschwanstein, en construcción en el 1886
Cuando el rey murió en 1886, su castillo todavía no había sido terminado, presentando el aspecto de la siguiente fotografía. Ya no quedaba mucho para parecerse al que tanto nos recuerda al castillo de La Bella Durmiente de Disney.

Neuschwanstein: entrada

El castillo se abrió al público al poco tiempo de la muerte del rey, siendo en la actualidad una de las atracciones más importantes de toda Europa, y visita obligada para cualquier viajero que se encuentre en las cercanías de Munich.

Neuschwanstein
Castillo de Neuschwanstein, patio del Tribunal

Planta del castillo:

Neuschwanstein: Planta
Leyenda:

a Torre de la Escalera e Patio i Tribunal bajo
b Casa Ritter f Porche j Puerta en construcción
c Plaza de la Torre g Palas k Torre de la Escalera
d Pasillo h Tribunal Superior de Justicia l Cenador

La llegada al castillo en época invernal puede ser bastante sombría y nos puede hacer recordar ciertas escenas de películas.

 

Neuschwanstein: todo es posible en LEGO

Seguramente ya conoceis a Bob Carney, el genial reproductor de castillos del que ya hemos hablado en otros artículos. Su última maravilla ha sido expuesta en Brickworld y no se trata sino que de la reproducción del castillo de Neuschwanstein.

Neuschwanstein en LEGO

Castillo de Neuschwanstein, por Bob Carney

Castillo de Neuschwanstein, parte posterior, por Bob Carney

Información adicional:

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailfacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutubefacebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Comments are closed.